China en Europa: Avance estratégico, alianzas, hegemonía y "puentes" hacia América Latina

China en Europa: Avance estratégico, alianzas, hegemonía y "puentes" hacia América Latina

China en Europa: Avance estratégico, alianzas, hegemonía y “puentes” hacia América Latina

Por Rubén Laufer 1
RESUMEN
La Unión Europea es el mayor socio comercial de China y ésta es el segundo socio mayor de la UE. Se consolida aceleradamente la alianza estratégica que Beijing va tejiendo tanto con las potencias de la UE como con los socios comunitarios menores. Con los efectos todavía vigentes de la crisis económica mundial iniciada en 2007, y tras la decisión británica de abandonar el proyecto comunitario europeo (Brexit), el vínculo entre China y Alemania se torna núcleo de un alineamiento económico y político capaz de competir mundialmente con la declinante potencia norteamericana, y apunta a la posible conformación de un eje euroasiático Beijing-Moscú-Berlín como nuevo polo hegemónico mundial.
Aunque la alianza chino-europea amenaza también a la UE con tendencias que ya se traducen en déficit comercial y debilitamiento industrial, mediante el faraónico proyecto de "la Franja y la Ruta de la Seda" la burguesía monopolista china tienta a las dirigencias europeas con los enormes beneficios de un emprendimiento que podría traccionar hacia adelante la economía europea y mundial y recomponer las deterioradas tasas de ganancia.
Paralelamente, dirigencias de los países europeos con antiguo arraigo en América Latina son atraídas por la posibilidad de constituirse en intermediarias y socias activas para el arribo masivo del capital de la ascendente potencia china a la región.
Europa en el horizonte de China
China viene intensificando en los últimos años sus lazos comerciales y financieros -además de los políticos- con la Unión Europea (UE). Se ha convertido en el segundo socio comercial de la UE detrás de Estados Unidos, y la UE es el principal socio comercial de China. El intercambio entre las dos partes casi se triplicó entre 2004 y 2014 y se acrecentó en los años siguientes: según la web de la Comisión Europea, el intercambio bilateral ascendió en 2016 a casi 400.000 millones de euros. En ese año, además, China superó a EEUU y se convirtió en el primer socio comercial de Alemania (en 2015 era el quinto) 2. En junio de 2015 despuntó la idea de vincular el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (EFSI, por sus siglas en inglés) con la iniciativa china de las "Rutas de la Seda" 3. En ese mismo año algunos de los Estados más grandes de la UE se convirtieron en miembros fundadores del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII). La UE también se convirtió en el segundo receptor de IED de China.

El repliegue de la superpotencia estadounidense desde la asunción presidencial de Donald Trump (diciembre 2016) abrió un rumbo de intensificación de las relaciones económicas y políticas chino-europeas que permite a Beijing avanzar notablemente en sus esfuerzos de liderazgo mundial. El atractivo de la participación en el faraónico proyecto chino de infraestructuras y conectividad desde Asia hasta Europa a través de "la Franja y la Ruta de la Seda" ("One Belt, One Road", OBOR), se constituye en un poderoso imán para las burguesías de los países comunitarios en un período de debilitamiento de la economía europea y mundial que no se ha cerrado desde la crisis de 2008. La dirigencia china aprovecha la coyuntura para aumentar su influencia económica y política en la UE postulándose como adalid de la "globalización", la "apertura" y el "beneficio mutuo" y para invertir sumas gigantescas en la compra de empresas estratégicas en los países de Europa occidental y oriental 4. Según un informe de la consultora Ernst & Young, sólo en el primer semestre de 2016 las corporaciones chinas destinaron a la compra de empresas alemanas 9.700 millones de euros -20 veces más que en 2015, cuando invirtieron 475 millones-, acentuando el temor por la pérdida de peso que las corporaciones europeas ya están experimentando en un sector clave como el tecnológico.

La inquietud que el avance de China suscita en las burguesías monopolistas no es
sólo europea. Como se recordará, ya en abril de 2015 el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, planteó la urgencia de completar las negociaciones para la conformación del Acuerdo Transpacífico (TPP en sus siglas en inglés), porque "si Estados Unidos no escribe las reglas, lo hará China". Ese acuerdo se negociaba en forma paralela a la Asociación Transatlántica de libre comercio entre la UE y Washington (TTIP), marcado igualmente por la influencia de las corporaciones 5. La retirada de EEUU del TPP anunciada en enero de 2017 abre las puertas a que China efectivamente "escriba las reglas", o al menos acreciente de modo decisivo su incidencia en ambos proyectos de comercio e inversión.
El avance de la influencia material y política de China en la UE reedita aspectos trascendentes de la competencia soviético-norteamericana en los '70, cuando Moscú -a través de testaferros e intermediarios más o menos velados, dada su estrategia todavía vigente de aceitar su expansión ya capitalista encubriéndola bajo la retórica del socialismo- procuraba adquisiciones empresariales, control económico y alianzas políticas dentro del bloque comunitario, en tiempos en que la conquista de posiciones económicas en la avanzada Europa se tornaba decisiva en términos de la pugna estratégica entre las dos superpotencias del mundo bipolar.
Estrechando ahora sus vínculos con Alemania -la potencia líder de la UE-, Beijing apunta a construir un nuevo eje de influencia que impulse la economía internacional -abriendo al mismo tiempo horizontes a su propia expansión mundial- y sea capaz de contrarrestar los viejos y nuevos impulsos expansionistas de Washington en la era Trump. "China y Alemania deben fortalecer la cooperación a través del comercio y la liberalización de la inversión", a fin de "salvaguardar conjuntamente el sistema y el orden internacional existente", manifestó el primer ministro chino Li Keqiang a la canciller alemana Angela Merkel en enero de 2017, pocos meses antes de su viaje a Bruselas para asistir a la XIX Reunión de líderes de China y la UE junto al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y al titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Al tiempo que se manifestó "muy preocupado" por el retiro del bloque de Gran Bretaña (que está solamente detrás de Alemania entre los países europeos de mayor volumen comercial con China, y donde Beijing tiene también afincados poderosos intereses), Li Keqiang apoyó firmemente la integración europea y estimó que la cooperación comercial y la liberalización de la inversión entre China y Alemania son necesarios para "salvaguardar conjuntamente el sistema y el orden internacional existente". 6
China en el mundo
Desde la década de 1990 la "globalización" de la economía mundial fue el contexto del vertiginoso crecimiento de las corporaciones industriales y bancarias chinas, así como de la explosiva expansión global de sus manufacturas y de sus inversiones. En 2009, coronando un proceso de tres décadas desde la restauración capitalista, China se convirtió en la primera potencia exportadora del mundo, y poco más tarde se consolidó como la segunda economía del planeta. Entre 2006 y 2016 las empresas chinas habían acordado adquisiciones en el extranjero por unos 220.100 millones de euros (Fig. 1), más del doble de lo que habían invertido en 2015. Este ritmo de vértigo, acelerado sobre todo por el paso de la agroquímica suiza Syngenta a manos de ChemChina por u$s 43.000 millones (aprobada por las autoridades europeas en abril de 2017), sitúa al gigante asiático muy próximo a EEUU, primer inversor mundial. ChemChina es, además, propietaria de Adama, el mayor proveedor de fitosanitarios genéricos de Europa.

La expansión global del capital chino es el motor de la gestación de alianzas y "áreas de influencia" de Beijing en los cinco continentes. Se entiende así que su dirigencia se torne en pregonera entusiasta de la "globalización", aunque las particularidades de su expansión internacional la lleven a proclamar un nuevo modelo calificado de "inclusivo" y fundado en la "cooperación internacional". Ciertamente, a diferencia del "modelo occidental" que privilegia la apertura comercial y medidas que menoscaban la soberanía del Estado y su papel regulador en la economía, el "modelo chino" hace centro en las obras de infraestructura, la inversión y el desarrollo. El papel preponderante que el gobierno de Beijing asigna al Estado -aún en la acción de las empresas y bancos privados o semipúblicos- se corresponde con el acento que pone en los acuerdos de gobierno a gobierno como marco de actuación de sus corporaciones. Y a ese concepto responderán las nuevas Rutas de la Seda 7.

En el contexto de la crisis económica mundial iniciada en 2008, la economía china se ha convertido en la locomotora del sistema mundial capitalista sostenido por las grandes potencias y centrado en el orden comercial liberal fundado en la OMC, en el sistema financiero basado en el FMI y el Banco Mundial y en instituciones internacionales como la ONU. Hasta ahora, el enfoque chino sobre el equilibrio del sistema internacional -y también las propias necesidades de la economía china afectada por la sobrecapacidad y reorientada hacia la llamada "nueva normalidad"-  reclama multipolaridad y priorización del desarrollo económico por sobre los reclamos territoriales y políticos. En ese mismo sentido se alinea la orientación general de la política de Beijing hacia Europa: en la actual estrategia china de expansión mundial mediante el ejercicio del "ascenso pacífico" y el "poder blando", la participación de varios países del bloque europeo en OBOR contribuye a desplazar la influencia estadounidense en Asia 8, a la vez que la UE en su conjunto, como actor de peso en el sistema internacional, adquiere un rol decisivo para contener a la superpotencia norteamericana y forzarla a renunciar a políticas unilaterales y hegemonistas en su política exterior 9.

Además de su papel como gran actor comercial y de inversión, Beijing también necesita a la UE como ariete político para terminar con las reticencias existentes en diversos gobiernos y sectores empresariales del mundo -incluida la UE- a aceptar a China como "economía de mercado",y que significan vallas al ingreso irrestricto de los bienes chinos; por eso Beijing presiona a los dirigentes europeos a que cumplan con sus compromisos en el marco del Artículo 15 del Protocolo de Ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio.

Con una previsión de crecimiento para 2017 estimada en el 6,7%, China representa más del 30% del crecimiento económico mundial. La expansión mundial del capital financiero chino es un protagonista central de ese desarrollo. En verdad, buena parte del viraje impuesto por la dirigencia de Beijing a la economía china como consecuencia de la crisis económica internacional -la llamada "nueva normalidad"- consiste precisamente en la sustitución de la atracción masiva de capital extranjero para la inversión interna por una verdadera avalancha de inversiones financieras y no financieras hacia el exterior, con estímulo del gobierno chino y en prácticamente todos los continentes. En 2001, cuando China adhirió a la OMC, la inversión extranjera de China apenas superaba los u$s 2.000 millones. Pero de allí a 2014 la exportación china de capital aumentó casi 40 veces. Actualmente el proyecto “Una Franja, una Ruta”, que postula una gigantesca red de carreteras, trenes de alta velocidad, túneles, puertos, aeropuertos, centrales eléctricas y nudos de telecomunicaciones, está destinado a convertirse en la fuerza motriz de la inversión china en el extranjero 10.
La materialización de ese proyecto consolidaría el nuevo eje Oriente-Europa de la economía global alrededor de China y cambiaría radicalmente los equilibrios del orden mundial actual con los EEUU como única superpotencia. China cuenta con la decisiva ventaja de su extraordinario poderío financiero (la "diplomacia del yuan"). Según algunas fuentes, dos bancos, el Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportaciones e Importaciones de China, ya prestaron U$S 200.000 millones a los proyectos de OBOR. El Banco Comercial e Industrial de China, a su vez, invertiría más de U$S 300.000 millones en más de 400 obras. Si fuera realizada -se afirma- "todas las rutas de Eurasia conducirán a Beijing".
Según datos del Ministerio de Comercio de China, en 2014 se realizaron inversiones directas chinas en 1.628 empresas de 156 países y regiones del mundo. Como hace un par de años señaló Wang Huiyao, director del Center for China and Globalization: “La internacionalización de las empresas chinas está entrando en una nueva era” 11.
Además, la dirigencia de Beijing está cambiando aceleradamente su enfoque sobre la inversión china en el extranjero. Ésta -ya predominantemente privada pero sistemáticamente promovida por el Estado- ya no se concentra en los países atrasados sino cada vez más en países de alto nivel de desarrollo. Según el Ministerio de Comercio chino, en 2014 las inversiones chinas crecieron casi el 24% en EEUU, y 170% en la Unión Europea. Aún considerando unilateralmente el aspecto económico, la UE es un objetivo privilegiado de las corporaciones chinas porque, debido a la crisis, a través de la compra de empresas europeas pueden obtener a un costo relativamente bajo técnicas avanzadas, experiencia de gestión empresaria y cobertura de mercado.
Durante 2016, la creación del Banco Asiático para Inversión en Infraestructura (BAII) y la inclusión del yuan en la canasta de "derechos especiales de giro" (divisas de referencia) del Fondo Monetario Internacional fueron grandes logros de China y extendieron su rol protagónico en las finanzas mundiales 12.
El BAII, una institución financiera intergubernamental de desarrollo regional promovida por el gobierno de China en 2013 y establecida oficialmente a fines de 2015, está destinado a financiar proyectos de infraestructura en Asia e incluye ya a 70 países de casi todos los continentes. Para la dirigencia de Beijing es, en los hechos, un medio para contrapesar la influencia que los Estados Unidos ejercen en Asia a través del FMI y del Banco Mundial (también la del Banco Asiático de Desarrollo centrado en Japón), y a la vez amplía significativamente el radio de alianzas financieras de China especialmente en Europa, a través de la participación en el BAII de integrantes de la UE como Alemania, Francia, Gran Bretaña, España, Italia, Luxemburgo, Polonia y Portugal, a quienes las presiones de Washington no pudieron disuadir y en cuyas propias estructuras económicas internas crece a su vez la influencia china.

Por eso mismo las dirigencias europeas debaten intensamente desde hace ya varios años sobre los efectos no sólo económicos sino también políticos de la presencia interna del comercio y del capital financiero chino. Fueron sus recelos por la competencia china -y por las aspiraciones que perciben en las dirigencias gubernamentales y empresariales chinas a ampliar su radio de influencia dentro de Europa- lo que motivó una participación europea dividida en el “Foro Internacional de la Franja y Ruta de la Seda" celebrado en Beijing el 14 y 15 de mayo de 2017; entre unos 1.200 delegados de todo el mundo asistieron mandatarios de España, Italia, Grecia, Suiza, Polonia, Hungría, República Checa y Serbia, pero Alemania, Francia y Gran Bretaña enviaron delegaciones de menor nivel 13.

Pese al enfático apoyo de la dirigencia china a la integración europea y a la UE como bloque, la crisis económica aún en curso y las alianzas que a título individual las burguesías europeas van tejiendo con Beijing, constituyen un factor objetivamente disruptivo en el propio proceso de integración.
China, dentro de Europa
Cuando el presidente chino Xi Jinping lanzó en 2013 la iniciativa de "la Franja y la Ruta", apenas 17 trenes de carga unieron China con Europa. En 2016, fueron 1.702: cien veces más en 4 años. En ese período se construyeron 51 líneas ferroviarias que unen 28 ciudades de Europa y 27 de China 14.
Beijing está en inmejorables condiciones para concretar el viejo sueño de integración euroasiática que desde hace más de medio siglo albergaron personalidad es de las grandes potencias de ambos continentes. Pasos concretos en esa dirección vienen dándose desde hace más de una década. Ya a fines de 2005, bajo la presidencia de Hu Jintao, el puerto más oriental de la UE en la ciudad industrial de Sillamae (Estonia, próximo a la frontera rusa) fue renovado y acondicionado para servir de puente al comercio chino con Europa. Mientras las compañías europeas ya hacían lobby ante la UE para contener la invasión de manufacturas chinas, el ex primer ministro estonio Tiit Vahi declaraba que "estaríamos contentos con transportar el polvo de los contenedores que vienen de China: tan inmenso es el flujo de carga de ese país" 15.

En 2011, el presidente ruso Putin propuso a Alemania “la creación de una comunidad económica armoniosa desde Lisboa a Vladivostok” 16. Retomaba así, en nuevas condiciones, la propuesta con que en marzo de 1957 -apenas una semana antes de la firma de los Tratados fundacionales de la CEE en Roma, y adelantándose a la consigna degaulliana de una Europa unida "del Atlántico a los Urales"- sus predecesores del Kremlin tentaron a las burguesías europeas proponiéndoles constituir un mercado común de toda Europa, esto es, incluyendo a la Unión Soviética 17.

El proyecto chino de vincular Europa y Asia con grandes obras de infraestructura revive aquel plan y objetivamente apunta a la consolidación de un nuevo polo hegemónico mundial, centrado ahora en la alianza Beijing-Moscú pero sugiriendo la conformación de "un eje euroasiático tripartito Berlín-Moscú-Pekín, que puede definir el nuevo orden multipolar" 18. El hito más reciente de ese polo en formación fue la realización del Foro Económico del Este en Vladivostok con la participación de Rusia, China, Japón y Corea del Sur (los dos últimos, socios estratégicos de EEUU en la región): un pilar asociativo que tiene previsto fusionarse con la Unión Económica de Eurasia liderada por Rusia 19, y que probablemente fue también un argumento de peso en el notable "giro hacia China" del presidente Duterte de Filipinas, otro tradicional aliado de EEUU en la región.
Del lado europeo, los albores de esa alianza en tiempos recientes datan de al menos dos décadas atrás, reflejando la atracción que ya por entonces, y en el marco de la profunda crisis económica internacional estallada en 1997, ejercía el mercado chino sobre las economías de la UE. En ese año Francia integró con Alemania, Italia y España un grupo de países que se opuso a seguir presentando en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU una resolución copatrocinada por EEUU criticando a China. En marzo de 1998 la UE declaró que "no propondrá, ni endorsará, ni como organización ni por ninguno de sus miembros en forma individual, una resolución que critique a China". En 2003, Francia y Alemania presentaron al Consejo Europeo una propuesta para levantar el embargo de armas que la UE había impuesto a Beijing a raíz de la represión de 1989 en la Plaza Tienanmen; tomando distancia de las fuertes críticas y presiones del gobierno estadounidense de George Bush, Italia y España la apoyaron de inmediato y unos meses más tarde también lo hicieron el Reino Unido, Holanda y Finlandia 20.

A fines de 2016 las inversiones chinas en Europa alcanzaron un nuevo récord. Según un estudio, en 2016 fluyeron a Europa capitales chinos por alrededor de U$S 40.000 millones, 77% más que en 2015 21. Cerca de un tercio de las inversiones se radicó en Alemania, centradas en la compra de compañías industriales de tecnología avanzada como Kuka ─líder en robótica industrial de Augsburgo, adquirida por el consorcio chino Midea por € 4.600 millones─, KraussMaffei ─fabricante de maquinarias de Munich, adquirida por ChemChina por € 1.000 millones─, y EEW ─fabricante y proveedor de equipamiento para la quema de residuos, por € 1.600 millones─ 22. En total en ese año los inversores de China continental y de Hong Kong adquirieron aproximadamente 58 empresas de Alemania -19 más que en 2015- , invirtiendo unos € 11.600 millones de euros (U$S 12.100 millones), 20 veces más que el año anterior 23. Berlín es, junto a Londres en lo financiero, el aliado clave de China en una Europa reticente a reconocerla como una economía de mercado 24.

En la Figura 2 se observa el impresionante salto que experimentaron las inversion es chinas en Alemania en 2016.

La industria europea todavía puede competir con las exportaciones de China, pero evidentemente ya no con su embate inversor, respaldado por el extraordinario poderío financiero del Estado chino. Los empresarios aleman es sostienen que es debido a las regulaciones que China mantiene y que obstaculizan la venta de empresas chinas, que las firmas alemanas no desarrollan una ofensiva similar de compras empresariales en China. Beijing, afirman, obliga a las empresas extranjeras a aceptar participación china o les impone requisitos imposibles de cumplir 25. Denuncian la "falta de reciprocidad" por parte de China. Por eso el presidente de la Cámara de Comercio de la UE en Beijing, el alemán Jörg Wuttke, en referencia a la expansión impulsada por el gobierno con su estrategia "Made in China 2025”, manifestó su preocupación y requirió "que se mire con lupa las adquisiciones que llevan a cabo empresas estatales chinas, al servicio de la política industrial de ese país"; y coronó su reclamo manifestando expresivamente: ”No queremos ser parte de un plan quinquenal chino". Por las mismas razones, los ministros de Economía de Alemania, Italia y Francia previnieron en una carta a la Comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, sobre la venta de know-how europeo, exigiendo medidas para impedir las inversiones de países no integrantes de la UE "cuando el inversor reciba apoyo estatal o no se cumpla el principio de reciprocidad" 26.

El año 2010 marcó un punto de inflexión en el avance del capital financiero chino en Alemania. Las corporaciones chinas que hasta entonces habían recurrido a tecnología germana y europea, se lanzaron a apropiarse directamente de empresas industriales alemanas exportadoras debilitadas por la crisis que había tenido su pico en 2009 y que no podían superarla sin un poderoso socio financiero. En los siguientes 5 años, y acompasando su avance a la relativa recuperación de Alemania, las empresas chinas desplazaron su centro de interés de las empresas debilitadas a otras medianas y grandes de tecnología avanzada y a marcas alemanas de punta a nivel mundial en ingeniería robótica, sanidad, etc. como Putzmeister, Kiekert o Kion.
Se entiende, así, por qué el gobierno alemán anunció la reapertura de un "procedimiento de examen" y retiró en octubre de 2016 la autorización que ya había otorgado al grupo chino Fujian Grand Chip Investment (FGC) para la compra de la compañía tecnológica Aixtron, especialista en equipamientos para fabricación de semiconductores. El Comité para las Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (CFIUS) había advertido al Gobierno alemán que la venta de Aixtron a FGC entrañaba amenazas a la seguridad nacional de EEUU porque ese equipamiento podría servir a China para la producción de chips para su programa nuclear.
De todos modos, más allá de los temores, la asociación estratégica chino-germana parece haber ya adquirido rango de política "de Estado". En el marco de la Cumbre del G-20 realizada en Bonn a mediados de febrero de 2017, los ministros de Exteriores de China y Alemania, Wang Yi y Sigmar Gabriel, subrayaron que seguirán "reforzando su asociación estratégica integral en estos tiempos tormentosos para la política mundial” 27.
El alcance verdaderamente estratégico de la alianza se puso de relieve poco
después cuando la Cumbre de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), al que Alemania no pertenece, se llevó a cabo a mediados de marzo llamativamente en la ciudad alemana de Baden-Baden.
El proyecto de "Nueva Ruta de la Seda" será un motor fundamental para el eje Beijing-Moscú-Berlín en gestación, como parte de la amplia repercusión económica y geopolítica que ese plan de obras seguramente tendrá para gobiernos, inversores y empresarios de toda Europa a través de los grandes emprendimientos previstos de construcción, transporte y logística. Por lo mismo, el proyecto significará sin duda un impulso monumental al proceso de concentración monopolista, favoreciendo a los consorcios -individuales o asociados- capaces de competir para adjudicarse la construcción y la operación de las nuevas infraestructuras. Como ejemplo, el consorcio germano- ruso Trans-Eurasia Logistics operará el tráfico de contenedores entre China y Alemania a través de Rusia 28; ese combinado de dos corporaciones ferroviarias -la alemana Deutsche Bahn y la rusa RZhD- opera ese trayecto desde 2008, y es también la operadora del ferrocarril Yiwu-Madrid, la línea ferroviaria más extensa del mundo que conecta China, Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania, Francia y España.
Otros miembros o ex-miembros de la UE son también grandes objetivos en la mira de las corporaciones estatales y privadas de China.
En Gran Bretaña esas corporaciones vienen avanzando desde hace más de una

década, pero aceleraron notoriamente su desembarco después del referéndum que en junio de 2016 aprobó el Brexit, provocando la baja de la libra y el abaratamiento de los activos británicos para los trusts extranjeros. China se había pronunciado abiertamente en apoyo del proceso de integración europeo, en favor de una UE estable y por la permanencia de Londres en la Unión. Para Beijing la pertenencia de GB a la UE era una vía de entrada a las empresas chinas, pero la ambigua estrategia británica de mantener siempre un pie fuera del bloque daba también al gobierno oriental carta blanca para profundizar las relaciones bilaterales con cierta autonomía de las rígidas normativas de la Unión, incluido el papel de Londres como centro europeo del comercio en yuanes. El Brexit, aunque debilita la posición global de la UE como interlocutor estratégico de Beijing, resalta el avance de la asociación chino-británica especialmente en momentos en que las potencias de Europa apuntan a endurecer su política hacia China.

Según datos de Heritage Foundation y American Enterprise Institute, desde 2005 hasta mediados de 2016 corporaciones públicas y privadas chinas invirtieron en el Reino Unido un total de 38.000 millones de libras 29. Empresas de alimentación, torres de oficinas, edificios residenciales, empresas de aguas, aeropuertos, centrales nucleares, campos de golf, clubes de fútbol, constituyen ya las bases de una estrecha alianza que lleva un quinquenio pero que ahora, en el marco del divorcio británico-europeo, tiene implicancias particulares.
Inmediatamente después del referéndum por el Brexit se produjo un verdadero aluvión de compras chinas. Sichuan Guodong firmó un acuerdo para invertir £ 1.000 millones en un proyecto inmobiliario en la ciudad de Sheffield. El grupo Dalian Wanda compró la cadena de cines Odeon, la mayor de Europa, por £ 921 millones. Ese mismo mes, el mismo grupo Wanda logró el respaldo para un crédito de £ 500 millones destinado a construir un rascacielos de 200 metros en la zona de Nine Elms, a orillas del Támesis. El consorcio Fosun anunció la compra del club Wolverhampton Wanderers por £ 45 millones; poco antes, a mediados de 2016, un millonario chino había comprado el club Aston Villa.
Las últimas grandes operaciones chinas en el Reino Unido incluyen una participación del 30% en la central nuclear Hinkley Point C -la mayor que se construye en Europa-; la compra de National Grid, la infraestructura de gas británica, en la que participa un consorcio de empresas chinas y catarís; y la adquisición en marzo de 2017 del edificio más alto de la City de Londres, una torre de oficinas conocida como "Cheesegrater", por £ 1.150 millones a manos el grupo inmobiliario chino CC Land.

De igual dimensión estratégica ha sido la inauguración, a comienzos de abril de 2017, del primer tren de carga del Reino Unido hasta China, que desde el puerto londinense de Stanford-le-Hope y en 18 días recorre 12.000 kilómetros, cruzando el Canal de la Mancha y atravesando Francia, Bélgica, Alemania, Polonia, Bielorrusia, Rusia y Kazajstán hasta arribar a Yiwu, en la costa oriental de China. La línea ferroviaria inaugura una nueva era en las relaciones comerciales bilaterales británico-chinas. La línea, dirigida por la china Yiwu Timex Industrial Investment, materializa el énfasis que la burguesía británica pone en la alianza con Beijing en busca de reflotar la potencia del viejo imperio, al menos en el plano comercial. Según un alto funcionario londinense de Comercio, "este nuevo enlace ferroviario con China es otro impulso para el Reino Unido global, siguiendo la antigua Ruta de la Seda para llevar los productos británicos por todo el mundo" 30.

Los lazos económicos y políticos entre el capital financiero británico y el chino se
han hecho tan intensos que es casi natural que, después de un año de resistencias internas y denuncias de anteponer los intereses de China a los de la seguridad del Reino Unido, el gobierno conservador de Theresa May haya ratificado la orientación de su predecesor David Cameron dando finalmente el visto bueno, en setiembre de 2016, a la central nuclear de Hinkley Point que por £ 18.000 millones (u$s 23.700 millones) será construida por la francesa EDF con financiamiento y participación de la China General Nuclear Power Corporation, permitiendo al gobierno y a las corporaciones estatales chinas hacer pie en la industria nuclear del Reino Unido. El consorcio chino CGN apuesta también a construir otras dos centrales nucleares en Bradwell, Essex, y en Sizewell, Suffolk. "Cuanto más fuerte sea la relación entre nuestros dos países, más capaces seremos de tener un diálogo serio sobre temas en los que estamos en desacuerdo", había argumentado Cameron en octubre de 2015 31.

Voceros del establishment norteamericano -aliados históricos de Londres pero que ya habían criticado acerbamente la adhesión de Gran Bretaña al BAII impulsado por China- ironizaron sobre el deseo británico de convertirse en el mejor a liado occidental de Beijing a cambio de inversiones chinas. Sugirieron, no sin razón, que el gobierno de Londres estaría entregando porciones de soberanía, y subrayaron que aunque China financie apenas un tercio del proyecto de Hinkley Point, el verdadero interés de Beijing es abrirse paso a la posibilidad de construir y operar una planta nuclear de diseño y tecnología propios en Bradwell-on-Sea, en Essex; lo que daría a China el control de una parte importante de la provisión energética británica 32.

En el marco del cuarto Diálogo Económico y Financiero de Alto Nivel China-Francia -establecido en 2013-, realizado a mediados de noviembre de 2016, el viceprimer ministro de China, Ma Kai, y Michel Sapin, el ministro de Finanzas del gobierno francés de Emmanuel Macron recientemente asumido, pactaron en París reforzar la cooperación bilateral en comercio, inversión, industria y finanzas, y reforzar "aún más" la asociación estratégica integral entre los dos países. El funcionario de Beijing expuso su deseo de que Francia siga teniendo gran influencia en la Unión Europea y exhorte a ésta a cumplir el artículo 15 del Protocolo de Adhesión de China a la OMC, en alusión a
la admisión de Beijing como "economía de mercado". El ministro francés, por su parte, aseguró que París apoya el reclamo chino de ingreso pleno a la OMC, y señaló que su país está dispuesto a reforzar la cooperación con China en los más diversos campos, incluyendo grandes proyectos en energía nuclear y en los sectores automotriz y aeroespacial.
Para Francia, China es uno de sus principales socios comerciales. La burguesía industrial francesa se divide entre la alarma ante la penetración del capital financiero chino y la imperiosa necesidad de un socio poderoso para capear la crisis aún no cerrada en Europa. A fines de 2012, según datos del Banco de Francia, el stock de IED proveniente de China y Hong Kong ascendía a € 4.200 millones, es decir apenas el 0,9% del total de inversiones extranjeras en Francia, mientras que las inversiones francesas en China las cuadruplicaban (€ 16.700 millones). Pero ya en 2015 , la agencia informativa 20 Minutes se inquietaba ante la larga lista de empresas francesas sobre las que "los chinos han puesto mano": la cadena hotelera mundial Club Med, presidida por el hijo del ex presidente francés Valéry Giscard D'Estaing; la energética GDF-Suez (Gaz de France), con una inversión directa del Estado chino por € 2.900 millones a través de su fondo soberano CIC; la automotriz PSA (Peugeot - Citroen), desde marzo de 2014 con participación es accionarias iguales del 14% por la familia Peugeot, el estado francés y la china Dongfeng; el 49,9% del Aeropuerto de Toulouse-Blagnac, el cuarto en importancia fuera de París, comprado por el consorcio chino Symbiose; la aerolínea Aigle Azur, la mayor después de Air France, adquirida en un 48% en 2012 por el grupo chino HNA ; y la cadena hotelera Louvre Hotels Group, transferida a principios de 2015 a manos del consorcio turístico chino Jin Jiang
International.
Acompañando el aluvión, sectores empresariales franceses ligados a China -o ya
intermediarios de intereses chinos en la economía y en la política de Francia- levantan su voz en reclamo de un estrechamiento aún mayor de las relaciones con la potencia asiática, invocando los cambios positivos que dicen ver en ella en cuanto a apertura comercial y financiera y las "oportunidades" que ofrece la asociación estratégica con Beijing. En un artículo llamativamente titulado "China-Francia: ¡el futuro está allí!" 33, el director de un importante estudio de abogados empresariales afirma que China avanza en la liberalización de la inversión extranjera en algunos sectores productivos y en algunas de sus bolsas de valores; ello demostraría su voluntad de apertura, lo que convoca a "aprovechar la oportunidad" para fortalecer la asociación estratégica franco-china y a que las empresas francesas inviertan en aquel país, principalmente en los 10 sectores prioritarios del plan "Made in China 2025", aceitado con facilidades bancarias ofrecidas por la banca china. El artículo a boga por el reconocimiento de China como economía "de mercado", sugiere no temer que los chinos compren empresas francesas en dificultades o quebradas, y concluye proponiendo articular la industria francesa al proyecto chino de integración euroasiática: "Las oportunidades para las empresas francesas son una realidad en la construcción de una EuroÁfrica/Eurasia donde China jugará un papel importante, porque es China, que diseña su propio futuro y que proporciona los medios con grandes proyectos, de los que el Plan 'China2025' o la 'Ruta de la Seda' son señales fuertes".
Según el presidente de la Fundación Francia China, consejero de numerosas empresas y grupos chinos, considerando que el actual presidente Emmanuel Macron asumió su cargo en el contexto de una competencia exacerbada entre las industrias francesa y alemana, tanto en el plano productivo y comercial como en el de la asociación con China, su desafío es

relanzar la economía de Francia tras el brusco frenazo del intercambio bilateral franco-chino en 2016. Al enumerar los sectores de punta de la industria francesa a nivel internacional -farmacia, biotecnología, materiales inteligentes, aeronáutica, energías sucias-, llama la atención sobre los obstáculos que enfrentan, de los cuales "el financiamiento no es de los menores". En ese marco, sostiene, "franceses y chinos deben aferrar esta oportunidad histórica": Macron debería "capitalizar la complementariedad" de ambas economías para "revitalizar nuestra asociación". E incluso "apoyarse en las fortalezas de cada uno para dar nacimiento a actores industriales de nivel mundial" 34. De este modo, lo que se propone es fusionar el poder de financiamiento chino con los mascarones de proa de la industria francesa para gestar corporaciones mixtas de alcance planetario.

Los 110 integrantes franceses y chinos del programa "Young Leaders" de la misma Fundación Francia China señalan, en una carta dirigida al flamante presidente Macron: "Puesto que el siglo 21 verá a China superar a EEUU en términos de poderío económico medido por el PBI, invitamos a Ud. a estrechar aún más los vínculos entre Francia y China...". Y para no dejar dudas sobre el carácter de la asociación que promueven esos sectores de la burguesía francesa,
concluyen ofreciendo los perdurables lazos del antiguo colonialismo francés en África y Asia como "puente" para una nueva asociación neocolonialista estructurada alrededor de las nuevas Rutas de la Seda propuestas por Beijing: "Creemos que Francia, por la excepcional historia que la liga al continente africano, por sus estrechos lazos y su presencia en Asia, por el prestigio de sus empresas principalmente en el dominio de las infraestructuras, posee todos los requerimientos para contribuir a las nuevas formas de conectividad que se configuran en tierra, mar y aire y gracias a la revolución digital" 35.
En Italia la China National Chemical Corp (ChemChina) adquirió en marzo de 2015 una de las joyas de la industria italiana, el fabricante de neumáticos Pirelli, con ventas anuales por más de € 6.000 millones y ventas en 160 países. Con una inversión de  € 7.200 millones (U$S 7.700 millones), el trust chino se hizo con la parte mayoritaria del italiano, cuyas acciones quedaron en un 50,1% bajo control de ChemChina y el resto en manos de inversores italianos y de la rusa Rosneft.
A mediados de 2016 también pasó a manos chinas el 70% de las acciones del club Inter de Milán, uno de los "históricos" de Europa; el grupo Suning lo compró por € 270 millones (U$S 307 millones).

La penetración china en el "viejo" continente tiene un capítulo especial en los Países de Europa Central y Oriental (PECO). Desde 2012, China promueve con ellos el foro "16+1" en el que participan 16 países del área; cinco de ellos no son miembros de la UE (Albania, Bosnia-Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Serbia). En conjunto son la vía de acceso de la "Ruta de la Seda" hacia las potencias del occidente europeo. En octubre de 2016 Liu Yunshan, miembro del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh, declaró que Europa Central y Oriental "es una región clave para la construcción de la iniciativa de la Franja y la Ruta y un área prioritaria en los intercambios externos y la cooperación de China" 36.

En el presente quinquenio, al compás del crecimiento del comercio con China, prácticamente todos los PECO fueron sumándose al proyecto chino. Beijing ya estableció asociaciones estratégicas con Serbia y Polonia. En este último país, China aspira a convertir la ciudad de Lodz en el centro logístico más grande de la UE 37.
En los hechos, la burguesía monopolista china ya disputa a sus congéneres de la UE la hegemonía en su propio "patio trasero". La UE ya se manifestó incómoda ante el empuje de la "diplomacia regional" del Foro "16+1" incluyendo a socios comunitarios. Recientemente el Embajador alemán en China expresó su inquietud por la creciente presencia china en el sur y este de Europa y por las implicancias de las inversiones proyectadas por China en esa zona. La UE puso bajo investigación el proyecto de ferrocarril financiado por China entre Belgrado y Budapest, que no cumpliría con las normas comunitarias en materia de contratación pública; lo que a su vez originó la protesta del vocero gubernamental chino Global Times en un artículo significativamente titulado "La burocracia de la UE se interpone en los vínculos de China" 38.
Grecia constituye un capítulo particular de la estrategia de China hacia Europa. La profunda crisis económica que Grecia viene atravesando en la última década facilita el avance de las corporaciones estatales y privadas de China, munidas del poderoso respaldo financiero de Beijing. Los puertos griegos son claves en el proyecto chino de "la Franja y la Ruta", y un hito fundamental de esa estrategia fue, en agosto de 2016, la adquisición del 67% del puerto de El Pireo -el mayor de Grecia- por la corporación naviera china Cosco, dueña de una de las flotas de contenedores más grandes del mundo, que ya operaba sectores del puerto desde 2009. En los próximos cinco años las inversiones de Cosco superarían los € 600 millones.
Los pases de empresas públicas y privadas griegas a manos chinas son innumerables. El conglomerado chino Fosun International integra un consorcio con planes para transformar el aeropuerto de Atenas -que el Gobierno de la coalición Syriza pondrá a la venta a fines de 2017- en uno de los mayores proyectos inmobiliarios de Europa, además de analizar la construcción de un aeropuerto de € 800 millones en Creta. Según el ministerio griego de Desarrollo, Beijing y Atenas estudian también un proyecto ferroviario de alta velocidad. La compañía china de transmisión de energía State Grid acordó la adquisición del 24% de una filial de la compañía eléctrica estatal griega Public Power. La corporación china Shenhua y el grupo griego de construcción de infraestructuras Copelouzos ya cooperan en proyectos de energía con una inversión total de € 3.000 millones. En otro acuerdo -con obvias implicancias militares para la UE-China financiará, a través de la empresa de astilleros de Fujian, acuerdos de armamento naval por más de U$S 3.000 millones; el proyecto proveería casi 200.000 nuevos puestos de trabajo, pero desde el punto de vista político también proporcionaría a Atenas mayores márgenes de autonomía respecto de las potencias de la UE, aunque a costa de una mayor dependencia respecto de Beijing 39.
En esta dirección ha venido marchando el gobierno griego de Syriza en estos años. La alianza económica con Beijing decididamente promovida por Atenas no puede menos que tener su correlato político: pese a las críticas diplomáticas de muchos gobiernos de la UE, el voto de Grecia impidió en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU la aprobación de un comunicado de la UE que condenaba
a China por abusos a los derechos humanos 40.
Un puente hacia América Latina
España estableció una Asociación Estratégica Integral con China en 1993. Pero ya antes el gobierno socialdemócrata de Felipe González, empeñado en convertir a España en una potencia media, delineó en 1985 su estrategia de oficiar de “puente” y coordinar los intereses de Beijing en América Latina. En los ’90, el crecimiento de China a partir de las reformas capitalistas de Deng Xiaoping activó el despertador en algunas burguesías europeas, cuyos exponentes postularon una asociación de hecho con la potencia asiática en objetivos comunes hacia América Latina, valiéndose para ello de los lazos históricos y culturales y de la poderosa presencia inversora que varios de esos países -particularmente España- poseían en la región, intensificada  con los masivos procesos de privatización y extranjerización de empresas públicas habidos en esa década 41, en buena medida inducidos o exigidos por esos mismos países.
Más tarde y en esa misma línea, el jefe del gobierno español -también del PS-, José Luis Rodríguez Zapatero, en ocasión de su visita a Beijing en julio de 2005, acordó con el gobierno chino impulsar la cooperación económica entre China y América Latina. La base de la postulada intermediación española estaría en que, dado su carácter de primer inversor europeo en la región,
todo lo que contribuya al desarrollo económico de los países latinoamericanos -y, por tanto, aumente el poder adquisitivo de sus consumidores- redundará en los ingresos de sus empresas de mayor implantación en la región, sobre todo en las de servicios públicos como Endesa, Telefónica, Repsol-YPF y los bancos Santander, Central Hispano y BBVA” 42.
Los '90 fueron apenas el inicio de una curva ascendente en el arribo de inversiones chinas a España que, aunque no constituye un destino prioritario entre los países de la UE, experimentó un verdadero salto en 2016: los € 2.650 millones invertidos en la compra de participaciones en empresas españolas multiplican por 14 el volumen de 2015 y más que triplican el de 2014 que hasta entonces había sido la marca más alta del flujo de capitales chinos en el país peninsular; un salto representado principalmente por la compra de Urbaser -empresa líder en servicios medioambientales (limpieza vial, recolección, tratamiento y reciclaje de residuos)- a la China Tianying (CNTY) por unos € 2.000 millones. A esto se suman otras 10 transacciones de empresas chinas en el año, entre ellas la compra del 95% de la empresa aérea española Aritex por la Corporación de Industria de Aviación de China (AVIC).
Entre 2012 y 2017 las corporaciones chinas Hutchison y Cosco invirtieron grandes  cifras en los puertos de Barcelona y Valencia.  Desde 2014 hay un renovado interés de los  inversores chinos por empresas españolas de alimentación y bebidas, y a su vez China se  convirtió en el segundo destino de las exportaciones españolas de esos productos 43.  En ese año  China poseía nada menos que  €  43.000 millones en deuda pública española,  aproximadamente un 20 % del total. No en vano para algunos observadores periodísticos  de entonces la pregunta de si China puede comprar a España sobrepasaba la simple
metáfora 44.
En su encuentro con el rey Felipe VI con motivo del reciente "Foro de la Franja y la Ruta" en Astaná (Kazajstán), el presidente chino Xi Jinping llamó a elevar a un nivel superior la asociación estratégica integral entre los dos países y a profundizar la cooperación en áreas como finanzas, telecomunicaciones, energía renovable, agricultura,  biomedicina y aviación. Asimismo,  resaltó lo que es uno de los objetivos centrales de  Beijing en su relación con Madrid al exhortar a que  "España desempeñe continuamente un papel activo dentro de la Unión Europea y que haga contribuciones positivas al desarrollo de largo plazo, sano y estable de los vínculos chino-europeos" 45.
En este curso de estrechamiento de los vínculos bilaterales, Madrid insiste en ofrecer su arraigo cultural y empresarial en América Latina para ofrecer a España como "socio fiable" de China y postular a sus corporaciones como "puente" de emprendimientos conjuntos en Iberoamérica. En su entrevista con el presidente Xi Jinping en noviembre de 2016, la vicepresidenta del gobierno conservador español, Soraya Sáenz de Santamaría, propuso al líder chino estrechar la colaboración en campos en los que España y sus empresas tienen prestigio y experiencia como turismo, energías renovables o gestión del agua 46.
Así y todo, hay en el país peninsular instituciones que abogan por profundizar aún más la alianza y critican al gobierno por su retraso en hacer de España un instrumento idóneo del desembarco chino en Sudamérica: "...seguir sin política hacia China repercute en el pulmón de la acción exterior del Estado Español –América Latina–; Madrid sigue sin dotarse de una estrategia que le permita abordar ese contexto como un interlocutor converdadera capacidad de atracción e influencia; en definitiva, útil" 47.
Un amplio espectro de las burguesías europeas trata de "hacer de la necesidad, virtud". En relación a América Latina presenta como "oportunidad" lo que en realidad percibe como un marcado desplazamiento de sus intereses en la región por la acometida china. No sólo Madrid, sino la UE en su conjunto se juegan una carta fuerte en la región, y recorren un delicado camino de cornisa intentando que la "asociación estratégica" no devenga en el desalojo definitivo de Europa en un área vital para su presente y su futuro: "No podemos dejar que África y América Latina queden en manos de China", declaró en febrero de 2017 a la agencia ANSA el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani. "Este es un momento muy difícil para Europa" 48. Las dirigencias de la UE, que se inquietan por sus propias dificultades para “hablar con una sola voz” en sus negociaciones con China, también se alarman -esta vez sí “con una sola voz”- por los vertiginosos avances del comercio y del capital financiero chino en la región.
¿El fantasma de una Europa "satélite"?
China viene reforzando en Europa su presencia comercial, su papel de gran inversor y financista y su influencia política, tanto dentro como fuera de la UE. Actualmente, su proyecto de las “Rutas de la Seda” constituye el gran atractivo con el que Beijing avanza en la promoción de asociaciones o alianzas con las burguesías locales de los países por los que pasarán los “corredores” de la Ruta. Las corporaciones chinas -con el respaldo estatal y frecuentemente en asociación con intereses económicos y políticos del país destinatario de sus inversiones, créditos y apoyos financieros- tendrán en ese proyecto una fuerte base para impulsar la construcción con sus propias empresas, apoyada con financiamiento estatal o privado chino, y con utilización de materiales y tecnología china.
Los ejemplos arriba señalados de fusiones, adquisiciones y acuerdos empresariales muestran que en el contexto de la crisis económica mundial aún en curso -pero con perspectivas que trascienden este "período especial"- sectores de burguesía industrial, comercial y financiera dentro de los países más y menos desarrollados de la UE están decididos a priorizar su interés en la alianza, e incluso a convertirse en eslabones de la presencia económica y política china en Europa  y  de sus negocios en otras regiones, entre ellas América Latina.  No sorprende, entonces, que esos sectores gubernamentales y empresariales europeos consientan en permitir a China numerosas excepciones a la "economía de mercado", o se muestren concesivos frente al intervencionismo económico de Beijing y a su renuencia a la reciprocidad en sus políticas comerciales y de inversión, en contradicción más o menos abierta con otros sectores económicos y políticos más preocupados por la autonomía productiva, tecnológica y financiera de la UE o más proclives a resguardar la continuidad y profundización del viejo "proyecto europeo".
Esa divisoria respecto del carácter y los alcances de la "asociación estratégica" con China se da tanto a nivel de las corporaciones como al interior de las dirigencias políticas nacionales y de las instituciones comunitarias de la UE.
En noviembre de 2013 la UE estableció una "Agenda 2020 para la cooperación estratégica con China", destacando una larga serie de áreas de interés común -desde paz y seguridad hasta comercio e inversiones, incluyendo industria, información, transporte, infraestructura, urbanización, intercambio científico y cultural, cambio climático, etc.-; como expresión de la alianza, se subrayaba que "la UE reafirma su respeto por la soberanía e integridad territorial de China, (y) China reafirma su apoyo a la integración europea" 49.
Pero apenas 3 años más tarde la Comisión Europea (CE) ya advertía -para sí misma, en realidad- sobre la necesidad de "una nueva estrategia"respecto de China. En junio de 2016 señaló que
"el acrecentado peso de China y un renovado énfasis en 'tornarse global' significa que está buscando un mayor papel y ejercer mayor influencia en un sistema en evolución de gobernanza global"; frente a lo cual, agregaba, la UE "debe... proyectar una voz fuerte, clara y unificada", y "necesita su propia estrategia, que en la nueva relación ponga sus propios intereses al frente" 50.
Reconocía así de hecho que Europa está siendo dividida y llevada a términos de
conciliación, cuando no de subordinación, ante el avance chino en la relación bilateral. La inquietud ante las asimetrías crecientes llevó a la CE a renovar sus quejas por las restricciones de Beijing a la inversión extranjera en China contrarias al libre mercado y al principio de reciprocidad, y a agitar nuevamente como factor de presión política el tema de los derechos humanos en China criticando las respuestas autoritarias al disenso interno "que minan los esfuerzos por establecer el estado de derecho".

En noviembre de 2016, la preocupación por la posibilidad de una apropiación masiva de empresas europeas -incluso en sectores sensibles para la seguridad nacional como el nuclear, los puertos o la producción de microchips- generada por la avalancha de capital chino que año a año acrecienta sus récords históricos, se manifestó en el "derecho de veto" que Alemania, Francia y el Reino Unido intentaron interponer para impedir la enajenación de núcleos industriales significativos para sus economías. Beijing a su vez acusó al gobierno alemán de Angela Merkel de proteccionismo por su decisión de frenar dos inversiones de compañías chinas, y por la anunciada intención de Berlín de reclamar a Bruselas un sistema de veto de ciertas inversiones extracomunitarias por motivos estratégicos o de seguridad 51.
Según un analista del China Daily USApromotor de la asociación China-UE, a
mediados de febrero de 2017 Federica Mogherini, Alta Representante de la UE para asuntos exteriores y política de seguridad, consideró en la reunión de ministros de Exteriores del G20 en Bonn que China no constituye para el bloque una amenaza sino una oportunidad; pero su señalamiento contrastó con el del presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, quien había descrito a Rusia, EEUU y China como amenazas externas para la UE; y divergió también con las posiciones de Berlín, París y Roma que, lejos de compartir el punto de vista de la funcionaria, reclamaron en nombre de la seguridad de la UE que la Comisión Europea constituya más barreras a los inversores extranjeros, apuntando obviamente a China y al acelerado crecimiento de sus inversiones en Europa 52.
Las cifras de 2016 y el desequilibrio de inversión entre China y la UE habrían sido aún mayores a no ser, por un lado, por la creciente reacción europea contra la inversión china en sectores sensibles, y del otro por los esfuerzos de Beijing en los últimos meses de 2016 por limitar las salidas de capital, un giro importante en su política de "salir al exterior" probablemente originado en la desaceleración económica y la baja de las opciones de inversión atractivas en el plano interno, lo que lleva a muchas empresas a sacar su dinero del país, lo que generaba depreciación de la moneda china y posibilidad de desnacionalización de empresas chinas a manos de corporaciones extranjeras.

La competencia china suscita temores en términos no sólo de potencial desplazamiento de las empresas europeas en ramas de tecnología avanzada, sino de agravamiento de un posible horizonte de desindustrialización o declinación industrial en las grandes potencias de la UE, que en algunos casos ya se avizora. Según un boletín reciente de la agencia estadística Eurostat, el sector industrial de la UE registra un peso decreciente en los últimos 20 años. Mientras el valor agregado bruto generado en ese período creció en áreas com
o las actividades profesionales y científicas, administración pública e inmobiliaria, y permaneció estable en comercio, trasporte y otras, la parte de la
industria cayó notoriamente, del 23,3% en 1995 al 19,3% en 2015. Y una tendencia similar se observa en la participación de esas actividades en el empleo total 53.
Sobre este escenario opera aún más desfavorablemente el Programa "Made in China 2025" , impulsado activamente por Beijing:
"Sería inconducente percibir el ascenso tecnológico de China como un juego de suma-cero en el que la mayor fuerza de China debilita directamente a otros países industriales. Sin embargo es una preocupación válida que la política industrial activa del Estado chino resulta en un campo de juego desigual en el que los competidores extranjeros están en desventaja" 54.
La alarma se intensificó a fines de 2016, al estar próximo a su vencimiento el plazo de 15 años fijado por la OMC para el reconocimiento -o no- de China como "economía de mercado". Los lobbies de la industria europea -y también los sindicatos y buena parte del sistema político- presionaron a las instituciones comunitarias para que no se reconociera al gigante asiático como una economía de "libre competencia", lo que obligaría a eliminar los aranceles. En octubre de ese año AEGIS Europa -una organización que agrupa a 30 patronales industriales-, el Comité de las Regiones, IndustriALL, la Confederación Europea de Sindicatos, el Comité Económico y Social de la UE y 33 miembros del Parlamento Europeo habían enviado una carta al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reclamando que China no sea considerada "economía de mercado". Paralelamente, grupos parlamentarios de la Eurocámara se pronunciaron en el mismo sentido argumentando que China subsidia a sus empresas y que los precios de sus bienes en el exterior no están determinados por la oferta y la demanda sino en función de los planes quinquenales del gobierno de Beijing 55.

Sin embargo, al parecer lo que se va imponiendo en los hechos es la realidad de
China como gran comprador, vendedor, inversor y socio: una realidad que apunta a profundizarse en la medida en que los gigantescos proyectos que giran alrededor de "la Franja y la Ruta" se activan básicamente al ritmo de las necesidades y del financiamiento de las corporaciones oficiales y privadas de China, y en que una parte de las corporaciones europeas, todavía fuertemente
afectadas por la crisis económica mundial, aspira a hacerse un lugar en la "división internacional del trabajo" inducida por la nueva potencia ascendente.
Por eso mismo, es probable que los movimientos de la UE y de algunos Estados miembros hacia políticas coordinadas y más "duras" en materia de comercio e inversión sean derrotados por esas corporaciones y por otros Estados miembros
decididos a atraer inversiones chinas, y se profundice la fragmentación en beneficio de Beijing. Los "europeístas" critican a los gobiernos de la UE que avanzan individualmente por el camino de la alianza afirmando que "quienes tratan de negociar de manera oportunista acuerdos con China sólo se subcotizan, lo que permite a Pekín ejercer presión sobre la UE. La Unión debe seguir comprometida con la negociación unificada si quiere lograr algún resultado" 56.
Es imposible no evocar, en este escenario, las similares angustias del intelectual francés y europeísta Jean-Jacques Servan-Schreiber en su famoso libro El desafío americano(1967) cuando advertía, ante la avalancha de corporaciones estadounidenses que se radicaban en aquellos años dentro de la CEE para esquivar sus normativas proteccionistas, que Europa podría convertirse en "satélite" de Washington.
Las poderosas burguesías del bloque comunitario están divididas, y del mismo modo que desde la fundación de la Comunidad pugnaron entre sí las corrientes europeístas -impulsadas por las corporaciones que ya operaban a escala continental y eran potenciales beneficiarias de una integración de los mercados europeos- y las atlantistas -más aferradas al esquema nacional e incluso colonial

57-, ahora la fascinación de importantes corporaciones alemanas, francesas y de otras potencias y países del bloque por la alianza con China genera argumentos y acciones dirigidos a atemperar o contrarrestar las protestas contra la competencia destructiva y los efectos desindustrializadores que ya se perciben incluso en los países industriales más avanzados de la UE.
Otros analistas se interrogan ya sobre las implicancias no sólo económicas sino estratégicas que podrían acarrear las alianzas con Beijing en el marco de las
cambiantes condiciones internacionales impuestas por la nueva política exterior del gobierno estadounidense de Trump:
"La Nueva Ruta de la Seda se ha visto como la respuesta china al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP) y a la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP), de las cuales China no forma parte... Por lo tanto, surge espontáneamente la pregunta si China seguiría con su política de no injerencia en los asuntos internos de otros países si la situación se vuelve en contra de sus intereses" 58.
Estas preocupaciones europeas sobre el rol político presente y futuro de China en el escenario internacional coinciden con las que, desde la óptica de poderosos sectores de la dirigencia estadounidense, formuló el ex Secretario de Estado de EEUU Zbigniew Brzezinski, el recientemente fallecido
teórico de una nueva "contención". Según él los EEUU, ante la ya notoria declinación de su hegemonía mundial, deben
"diseñar una política en la que al menos uno de los dos estados potencialmente amenazantes -China y Rusia- se convierta en un socio en la búsqueda de una estabilidad regional y luego global más amplia, y así contener al menos predecible pero potencialmente más probable rival que se extienda demasiado. En la actualidad, el más probable que se extienda demasiado es Rusia, pero en el largo plazo podría ser China" 59.
Notas:
1 Universidad de Buenos Aires (U.B.A.). Facultad de Ciencias Económicas. Instituto de Estudios Históricos, Económicos, Sociales e Internacionales (IDEHESI). Programa de Estudios de Historia de las Relaciones Internacionales de América Latina (PEHRIAL). rbnlauf@gmail.com
2 González Madrid, Yago: "Alemania y China, dispuestos a aliarse para plantar cara a Trump en comercio". Expansión, 28-01-2017.
3 Fundación EU-LAC, CAF-Banco Latinoamericano de Desarrollo, e Instituto Alemán para Estudios Globales y Regionales (GIGA): "China, América Latina y la Unión Europea: ¿una relación triangular?". Seminario-Taller, 04-11-2015.
4 Zhu Dongyang: "15 years in WTO, China now standing as standard-bearer of globalization". Xinhua, 12-12-2016.
5 Público, 27-04-2015. http://www.publico.es/internacional/obama-vuelca-tratado-transpacifico-eeuu.html.
6 Idem.
7 Ríos, Xulio: "La nueva globalización china". Observatorio de la Política China, 06-04-2017.
8 Heath, Timothy: "China Intensifies Effort to Establish Leading Role in Asia, Dislodge U.S.". The Jamestown Foundation, 06-02-2017.
9 Chen Zhimin y otros: "China’s Priorities and Strategy in the China-EU Relations". Instituto Universitario de Estudios Europeos. Doc. de Trabajo, Serie Unión Europea Nº 38/2011.
10 "Visita de premier de China inyectará impulso a relaciones China-Europa". Xinhua, 28-05-2017.
11 Lan Xinzhen: "La aceleración de la inversión china". China Today, 02-06-2015.
12 "China representa el 30 por ciento del crecimiento mundial". People Daily, 03-01-2017.
13 "Cumbre de Ruta de la Seda: último paso hacia la quiebra del dominio de EEUU". Sputniknews, 16-05-2017.
14 Escobar, Pepe: "¿Por qué las nuevas rutas de la seda aterrorizan a Washington?". Wordpress, 21-10-2016.
15 "Un puente entre China y Europa". La Nación, Supl. Comercio Exterior, 03-01-2006.
16 Escobar, Pepe: "¿Por qué las nuevas rutas de la seda aterrorizan a Washington?". Wordpress, 21-10-2016.

17 Laufer, Rubén: "El factor estratégico en los orígenes de la Comunidad Europea...". Revista de Historia Universal Nº 9, marzo de 1998.

18 Rodríguez Soler, Angel y Fabelo Concepción, Sunamis: "Europa en la estrategia de la nueva ruta: alianza Alemania-China". 8º Simposio Electrónico Internacional sobre Política China, marzo 2017.

19 Escobar, Pepe: artículo citado., 21-10-2016.
20 Higueras, Georgina: "España-China, diez años de asociación estratégica". Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), Nº 5, 2015.
21 Hanemann, T. y Huotari, M.: "Record flows and growing imbalances. Chinese Investment in Europe in 2016". Mercator Institute for China Studies (Merics), Papers on China Nº 3, January 2017.
22 Zhang Danhong: "Europa y China: ¿aislarse o abrirse?". Deutsche Welle , 01-03-2017.
23 "Alemania se rebela ante la compra de sus tecnológicas por China". El Mundo, 06-01-2017.
24 Ríos, Xulio: "La otra puerta china en Europa". Observatorio de la Política China, 17-06-2016.
25 "Alemania se rebela...". El Mundo, 06-01-2017.
26 "Alemania, Francia e Italia abogan por un frente común europeo". Deutsche Welle, 14-02-2017.
27 "Ministros de exteriores de China y Alemania abogan por estrechar su asociación estratégica". Cubadebate, 16-02-2017.
28 Rodríguez Soler, Angel y Fabelo Concepción, Sunamis: "Europa en la estrategia de la nueva ruta: alianza Alemania-China". 8º Simposio Electrónico Internacional sobre Política China, marzo 2017.
29 Expansión, 02-03-2017.
30 La Nación, 11-04-2017.
31 The New York Times, 21-10-2015.
32 The New York Times, 02-08-2016.
33 Simon, Jean-Charles: "Chine-France: l'avenir est là!". La Tribune, 11-05-2017.
34 Houa, Gérard (président de la Fondation France Chine): "France-Chine: Réinventons notre partenariat économique et industriel". Les Échos, 29-05-2017.
35 Young Leaders / France China Foundation: "Propositions concrètes pour une relation franco-chinoise renforcée". Les Échos, 17-05-2017.
36 "Europa Central y Oriental, clave para Franja y Ruta". Xinhua, 07-10-2016.
37 Ríos, Xulio: "La otra puerta china en Europa". Observatorio de la Política China, 17-06-2016.
38 Niño Pérez, Ignacio: "Recientes luces y sombras en la relación entre China y Europa". Observatorio de la Política China, 24-02-2017.
39 MacIntosh, Chris: "China se lanza a la conquista de Grecia". Carta Financiera, 24-06-2017.
40 "China desembarca en Grecia y se queda con el puerto (y su voto)". Urgente24, 26-06-2017.
41 Higueras, Georgina: "España-China, diez años de asociación estratégica". Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), Nº 5, 2015.
42 González Manrique, Luis E.: “El 'síndrome de China' se extiendevpor América Latina”. ARI Nº 107/2004 – Análisis, 03-06-2004. En Laufer, Rubén: “China desembarca. Una relación cuadrangular en el escenario ‘global’”. (2006, inédito).
43 "Los empresarios chinos apuntan a la alimentación española". El País, 25-04-2016.
44 "¿Puede China comprar España?". Revista Vanity Fair (España), 02-10-2014.
45 Ríos, Xulio: "Presidente chino conversa con rey español Felipe VI sobre cooperación en Franja y Ruta". Observatorio de la Política China, 09-06-2017.
46 China y España estudiarán proyectos en América Latina". El Nuevo Diario, 25-11-2016.
47 Herrera-Feligreras, Andrés: "China, América Latina, España". Yuanfang Magazine, 22-04-2016.
48 "No dejar a América Latina en manos de China". ANSA, 12-02-2017.
49 European External Action Service (EEAS): "EU-China 2020 Strategic Agenda for Cooperation". 23-11-2013.
50 Comisión Europea: "Elements for a new EU strategy on China". 22-06-2016.
51 De Miguel, Bernardo: "Europa resucita el derecho de veto por miedo a la inversión china". Cinco Días, 02-11-2016.
52 Fu Jing: "China can help boost European Union's economic growth".China Daily USA, 21-02-2017.
53 Eurostat Newsrelease: "Weight of economic activities. EU Industry accounts for just over 19% of total gross  value added and 15% of employment".  Nº 210/2016.  27-10-2016.
54 AA.VV.: "Made in China 2025. The making of a high-tech superpower and consequences for industrial countries".  Merics: Papers on China No.2, December 2016.
55 "La gran empresa europea clama contra China en pleno declive industrial de la UE". El Confidencial, 02-11-2016.
56 Godement, François: "Carta de Europa: Ambiciones ampliadas, resultados reducidos". Política Exterior Nº 177-Mayo-junio 2017.
57 Laufer, Rubén: "El factor estratégico en los orígenes de la Comunidad Europea...". Univ. Nacional de Cuyo, marzo de 1998.
58 Avramidou, Elena: "La Franja y la Ruta: Interacciones con el Mediterráneo". 7º Simposio Electrónico Internacional sobre Política China . 01 al 21-03-2016.
59 Brzezinski, Zbigniew: "Toward a Global Realignment". The American Interest , 17-04-2016
Bibliografía y fuentes utilizadas
• AA.VV.: "Made in China 2025. The making of a high-tech superpower and consequences for industrial countries". Mercator Institute for China Studies (Merics). Papers on China Nº2, December 2016.
• Avramidou Elena: "La Franja y la Ruta: Interacciones con el Mediterráneo". 7º Simposio Electrónic o Internacional sobre Política China. 01 al 21-03-2016. http://www.asiared.com/es/downloads2/16_3-s_elena-avramidou.pdf.
• Brzezinski, Zbigniew: "Toward a Global Realignment". The American Interest, 17-04-2016. https://www.the-american-interest.com/2016/04/17/toward-a-global-realignment/
• Chen Zhimin, Dai Bingran, Pan Zhongqi y Ding Chun: "China’s Priorities and Strategy in the China - EU Relations". Instituto Universitario de Estudios Europeos (Univ. CEU San Pablo). Doc. de Trabajo, Serie Unión Europea Nº 38/2011.
• Comisión Europea: "Elements for a new EU strategy on China". 22-06-2016.
• Consejo de la Unión Europea: "Joint Press Communiqué, 15th EU-China Summit. Towards a stronger EU-China Comprehensive Strategic Partnership ". 20-09-2012.
• De Miguel, Bernardo: "Europa resucita el derecho de veto por miedo a la inversión china". Cincodias, 02-11-2016. http://cincodias.com/cincodias/2016/11/02/empresas/1478115971_582790.html
• Escobar, Pepe: "¿Por qué las nuevas rutas de la seda aterrorizan a
Washington?". Wordpress, 21-10-2016. https://paginatransversal.wordpress.com/2016/10/21/por-que-las-nuevas-rutas-de-la-seda-aterrorizan-a-washington/#more-11026
• EU-China Summit joint statement. The way forward after forty years of EU-China cooperation. 29-06-2015.
• European External Action Service (EEAS): "EU-China 2020 Strategic Agenda for Cooperation". 23-11-2013.
• Eurostat Newsrelease: "Weight of economic activities. EU Industry accounts for just over 19% of total gross value added and 15% of employment". Nº 210/2016.
27-10-2016.
• Fu Jing: "China can help boost European Union's economic growth".
China Daily USA, 21-02-2017. http://usa.chinadaily.com.cn/epaper/2017-02/21/content_28289596.htm30
• Fundación EU-LAC, CAF-Banco Latinoamericano de Desarrollo, e Instituto Alemán para Estudios Globales y Regionales (GIGA): "China, América Latina y la Unión Europea: ¿una relación triangular?". Seminario-Taller, 04-11-2015. https://eulacfoundation.org/es/system/files/Nota%20Conceptual.pdf
• Giné Daví, Jaume: "Se acelera el desembarco chino en Europa". Cataluña económica, 05-05-2015. http://www.esade.edu/web/cat/about-esade/today/esade-opinion/viewelement/312022/1/se-acelera-el-desembarco-chino-en-europa
• Godement, François: "Carta de Europa: Ambiciones ampliadas, resultados reducidos". Política Exterior Nº 177-Mayo-junio 2017. http://www.politicaexterior.com/articulos/politica-exterior/ambiciones-ampliadas-resultados-reducidos/
• González Manrique, Luis E.: “El 'síndrome de China' se extiende por América Latina”. Real Instituto Elcano, ARI Nº 107/2004 – Análisis, 03-06-2004.http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/!ut/p/a0/04_Sj9CPykssy0xPLMnMz0vMAfGjzOKNg318fEKcHX1NTZz9QgKNXI0NDSBAvyDbU
REAbg0Kqw!!/WCM_PORTLET=PC_Z7_3SLLLTCAM54CNTQ27F30000000000000_WCM&WCM_GLOBAL_CONTEXT=/wps/wcm/connect/elcano/elcano_es/zonas_es/ari+107-2004
• González Madrid, Yago: "Alemania y China, dispuestos a aliarse para plantar cara a Trump en comercio". Expansión, 28-01-2017. http://www.expansion.com/economia/2017/01/28/588bab8a46163f93738b45a7.html
• Hanemann, Thilo y Huotari, Mikko: "Record flows and growing imbalances.Chinese Investment in Europe in 2016". Mercator Institute for China Studies (Merics), Papers on China Nº 3, January 2017.
• Heath, Timothy: "China Intensifies Effort to Establish Leading Role in Asia, Dislodge U.S.". The Jamestown Foundation, 06-02-2017. https://jamestown.org/program/china-intensifies-effort-establish-leading-role-asia-dislodge-u-s/?mc_cid=a0c40e6661&mc_eid=a392beea25
• Herrera-Feligreras, Andrés: "China, América Latina, España". Yuanfang Magazine, 22-04-2016. http://www.yuanfangmagazine.com/ideas/china-america-latina-espana/
• Higueras, Georgina: "España-China, diez años de asociación estratégica". Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) , Nº 5, 2015. http://www.iberchina.org/files/espana_china_higueras.pdf
• Houa, Gérard (président de la Fondation France Chine): "France - Chine:
Réinventons notre partenariat économique et industriel". Les Échos , 29-05-2017. https://www.lesechos.fr/idees-debats/cercle/cercle-170505-france-chine-reinventons-notre-partenariat-economique-et-industriel-2090266.php
• Lan Xinzhen: "La aceleración de la inversión china". China Today, 02-06-2015. http://www.chinatoday.mx/eco/analys/content/2015-06/02/content_690562.htm
• Laufer, Rubén: "El factor estratégico en los orígenes de la Comunidad Europea. Los Estados Unidos y el proceso de integración europea entre el Plan Marshall y el Tratado de Roma". Revista de Historia Universal (Fac. de Filosofía y Letras, U
niv. Nacional de Cuyo). Nº 9, marzo de 1998.
• Laufer, Rubén: “China desembarca. Una relación cuadrangular en el escenario ‘global’”. (2006, inédito).
• Luo Yao: "Los países asiáticos tienen un nuevo aliado". 02-06-2015.http://www.chinatoday.mx/eco/analys/content/201506/02/content_690590.htm
• MacIntosh, Chris: "China se lanza a la conquista de Grecia". Carta Financiera, 24-06-2017. http://www.cartafinanciera.com/global-macro-value/china-se-lanza-a-la-conquista-de-grecia
• Malamud, Carlos: "La agenda latinoamericana de España en 2017". Real Instituto Elcano, 25-01-2017. http://www.blog.rielcano.org/la-agenda-latinoamericana-de-espana-en-2017/
• Mckenzie, Baker: "Rising influence: assessing China’s record FDI surge in North America and Europe". Marzo 2017. http://www.bakermckenzie.com/en/insight/publications/2017/03/rising-influence-china-fdi/
• Niño Pérez, Ignacio: "Recientes luces y sombras en la relación entre China y Europa". Observatorio de la Política China, 24-02-2017.
http://www.politica-china.org/nova.php?id=6719&lg=gal
• Parlamento Europeo: Informe sobre las relaciones UE-China. Comisión de Asuntos Exteriores. 02-12-2015.
• Ríos, Xulio: "China y el Brexit". Observatorio de la Política China, 07-07-2016. http://www.politica-china.org/nova.php?id=6335&lg=gal
• Ríos, Xulio: "La nueva globalización china". Observatorio de la Política China,
06-04-2017. http://www.politica-china.org/nova.php?id=6776&lg=gal
• Ríos, Xúlio: "La otra puerta china en Europa". Observatorio de la Política China, 17-06-2016. http://www.politica-china.org/nova.php?id=6324&lg=gal
• Ríos, Xúlio: "Li Keqiang en Europa para aproximar posturas". Observatorio de la Política China, 30-05-2017. http://www.politica-china.org/nova.php?id=6955&lg=gal
• Ríos, Xúlio: "Presidente chino conversa con rey español Felipe VI sobre cooperación en Franja y Ruta". Observatorio de la Política China, 09/06/2017. http://www.politica-china.org/nova.php?id=6984&lg=gal
• Rodríguez Soler, Angel y Fabelo Concepción, Sunamis: "Europa en la estrategia de la nueva ruta: alianza Alemania-China". 8º Simposio Electrónico Internacional sobre Política China, marzo 2017. http://www.politica-china.org/imxd/noticias/doc/1489429470Europa_Alemania_China_OBOR.pdf
• Simon, Jean-Charles: "China-France: l'avenir est là!". La Tribune, 11-05-2017. http://www.latribune.fr/opinions/tribunes/chine-france-l-avenir-est-la-710422.html
• Toro Hardy, Alfredo: "Los dos escenarios de confrontación global". 22-08-2016. Observatorio de la Política China,
http://www.politica-china.org/nova.php?id=6391&clase=6&lg=gal.
• Xieshu Wang, Joël Ruet y Xavier Richet: "One Belt One Road and the reconfiguration of China-EU relations". Centre d'économie de l'Université Paris Nord (CEPN), Document de travail N°2017-04, marzo 2017.
• Wigell, Mikael: "China's advance in Latin America. Geostrategic implications for Europe, the US, and the region itself". The Finnish Institute of International Affairs (FIIA), Briefing Paper 199, August 2016.
• Young Leaders / France China Foundation: "Propositions concrètes pour une
relation franco-chinoise renforcée". Les Échos, 17-05-2017. https://www.lesechos.fr/idees-debats/cercle/0212101009960-propositions-concretes-pour-une-relation-franco-chinoise-renforcee-2087574.php#O4AhdzoZ7kGTudQZ.99
• Zhang Danhong: "Capital chino de compras en Alemania". Deutsche Welle, 14-02-2017. http://www.dw.com/es/capital-chino-de-compras-en-alemania/a-36472615
• Zhang Danhong: "Europa y China: ¿aislarse o abrirse?". Deutsche Welle, 01-03-2017. http://www.dw.com/es/europa-y-china-aislarse-o-abrirse/a-37771007
• Zhu Dongyang: "15 years in WTO, China now standing as standard-bearer ofglobalization". Xinhua, 12-12-2016. http://news.xinhuanet.com/english/2016-
12/12/c_135899007.htm
Artículos periodísticos
• "Alemania frena la compra por parte de China de una compañía tecnológica". 24-10-2016. http://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/informacion-para-empresas/fusiones-adquisiciones-absorciones/Alemania-compra-China-compania-tecnologica_0_965604557.html
• "Alemania se rebela ante la compra de sus tecnológicas por China". El Mundo, 06-01-2017. http://www.elmundo.es/economia/2017/01/06/586e4cd446163ff24d8b4670.h ml
• "Alemania, Francia e Italia abogan por un frente común europeo". Deutsche Welle, 14-02-2017. http://www.dw.com/es/berl%C3%ADn-par%C3%ADs-y-roma-hacen-frente-com%C3%BAn-contra-inversiones-chinas/a-37552246
• "Alemania se rebela ante la compra de sus tecnológicas por China". El Mundo, 06-01-2017. http://www.elmundo.es/economia/2017/01/06/586e4cd446163ff24d8b4670.html
• "China desembarca en Grecia y se queda con el puerto (y su voto)". Urgente24, 26-06-2017.
• "China, de compras por la UE: Ministro alemán alerta de la adquisición activa de empresas europeas". Actualidad RT, 31-10-2016. https://actualidad.rt.com/actualidad/222443-china-compras-ue-alemania-empresas
• "China en pleno proceso de compra de Alemania". Sputniknews, 27-12-2016.
https://mundo.sputniknews.com/economia/201612271065873055-china-compra-alemania-empresas/
• "Canciller chino pide acelerar conversaciones sobre Asociación Económica Integral Regional". Observatorio de la Política China, 08-02-2017. http://www.politica-china.org/nova.php?id=6695&lg=gal
• "China no liderará el comercio en el Pacífico". Financial Times, 31-01-2017. http://www.cronista.com/financialtimes/C
hina-no-liderara-el-comercio-en-el-Pacifico-20170131-0010.html
• "China pone freno a la compra compulsiva de sus empresas en el extranjero".
El País, 08-12-2016. www.economia.elpais.com/2016/12/05/actualidad/1480944587_051984.html
• "China promete impulsar cooperación financiera entre BRICS". Observatorio de la Política China, 19-03-2017.
• "China representa el 30 por ciento del crecimiento mundial". People Daily, 03-01-2017. http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2017/0103/c31620-9162178.html
• "China y España estudiarán proyectos en América Latina". El Nuevo Diario, 25-11-2016. http://www.elnuevodiario.com.ni/economia/411238-china-espana-estudiaran-proyectos-america-latina/
• "China y Francia firman acuerdos económicos". Cubadebate, 16-11-2016.
• "Chinese investment in EU dwarfs flow the other way". Financial Times, 10-01-
2017. https://www.ft.com/content/79e3a2b2-d6f7-11e6-944b-e7eb37a6aa8e
• "Concluye Cumbre de Hamburgo China-UE". Observatorio de la Política China, 25-11-2016. http://www.politica-china.org/nova.php?id=6565&lg=gal
• "Cumbre de Ruta de la Seda: último paso hacia la quiebra del dominio de EEUU". Sputniknews, 16-05-2017. https://mundo.sputniknews.com/firmas/201705161069187619-china-
eeuu-dominio/.
• "Europa Central y Oriental, clave para Franja y Ruta". Xinhua, 07-10-2016.
http://www.politica-china.org/nova.php?id=6462&lg=gal
• "La división de la UE deja paso a China en Latinoamérica". Cinco Días, 16-
05-2016. http://cincodias.com/cincodias/2016/05/13/economia/1463167752_177534.html
• "La gran empresa europea clama contra China en pleno declive industrial de la UE". El Confidencial, 02-11-2016. http://www.elconfidencial.com/economia/2016-11-02/china-comercio-dumping
-importaciones-espana-omc-competitividad_1283221/
• "La inversión de China en empresas españolas marca récord gracias a la venta de Urbaser". Expansión, 10-12-2016. http://www.expansion.com/empresas/2016/12/10/ 584b0481ca4741256c8b457f.html
• "La Organización de Cooperación de Shanghái encabeza la gran transformación de Eurasia". Cubadebate. 16-11-2016. http://www.cubadebate.cu/especiales/2016/11/16/la-organizacion-de-cooperacion-de-shanghai-encabeza-la-gran-transformacion-de-eurasia/#boletin20161116
• "Los empresarios chinos apuntan a la alimentación española".
El País, 25-04-2016. http://cincodias.elpais.com/cincodias/2016/04/22/empresas/1461349920_070849.html
• "Ministros de exteriores de China y Alemania abogan por estrechar su asociación estratégica". Cubadebate, 16-02-2017. http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/02/16/ministros-de-exteriores-de-china-y-alemania-abogan-por-estrechar-su-asociacion-estrategica/#boletin20170216
• "No dejar a América Latina en manos de China". Declaraciones de Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo. ANSA, 12
-02-2017. http://www.ansalatina.com/americalatina/noticia/europa/2017/02/12/antonio-tajani-no-dejar-a-america-latina-en-manos-china_0e02a98b-71af-4f43-aa08-5d9238f961ed.html
• "Officials: German Companies Interested in Train Crossing South America".
Reuters, March 22, 2017. https://www.voanews.com/a/german-companies-interested-in-train-crossing-south-america/3778307.html
• "¿Puede China comprar España?". Revista Vanity Fair(España), 02-10-2014.
• "Ruta de la Seda: Macri irá a cumbre sobre el plan con el que China desea cambiar el orden mundial". Urgente24, 12-05-2017.
• "Sur quelles entreprises françaises les Chinois ont-ils déjà mis la main?". 20 Minutes, 05-01-2015. http://www.20minutes.fr/economie/1510347-20150105-entreprises-francaises-chinois-deja-mis-main
• "Tras (des)encuentros con Trump, Merkel dice que Europa se defenderá sola". Urgente24, 29-05-2017.
• "Un puente entre China Europa". La Nación, Supl. Comercio Exterior, 03-01-2006.
• "Viaje de presidente chino a Kazajistán consolida cooperación en OCS y en Franja y Ruta". Observatorio de la Política China, 10-06-2017. http://www.politica-china.org/nova.php?id=6986&lg=gal
• "Visita de premier de China inyectará impulso a relaciones China-Europa". Xinhua, 28-05-2017 . http://www.politica-china.org/nova.php?id=6950&lg=gal

adminaldhea

Related Articles

Leave a Reply

Close