El niño que quería un Internet libre

El niño que quería un Internet libre

El niño que quería un Internet libre

Publicado el 30 de abril en chiapasparalelo.com

Por Emilio Ruiz

Había una vez…

Aaron Swartz cuando cumplió los 8 años descubrió Internet, pasó horas leyendo y leyendo información y pensó que era ¡genial! porque se podrían aprender un montón de cosas allí, cosas que antes eran difíciles aprender porque se necesitaba no sólo comprar los libros sino saber qué libros comprar.

Tenía una libreta de papel donde apuntaba sus “páginas web” favoritas, el problema era que después tenía que estar revisando en qué parte de la libreta estaba esa dirección que le interesaba, así que con otras personas comenzó a construir un sitio web que hiciera precisamente eso, ir agregando enlaces y que otros también compartieran sus sitios favoritos y así conocer más de los contenidos que circulaban libremente por Internet, este proyecto se llama Reddit

Pronto el niño Aaron Swartz estaba tan emocionado con Internet que comenzó a pensar cómo se podría hacer para que la información circulara de forma más rápida y libre, así puso manos a la obra e ideó junto con otras personas la forma de compartir información a través de un formato especial que hoy se llama RSS.

Aaron tenía 14 años y por ese esfuerzo pasó a ser miembro de la organización mundial w3c

Aaron Swartz no se detuvo allí, sabía que se podían hacer más cosas para que Internet liberara todo su poder para transformar la forma en que aprendemos, el siguiente paso que se le ocurrió es digitalizar libros muchos libros y presentarlos a todo quién le interesara a través de Internet, una biblioteca libre, así nació el proyecto Open Library

Ahí fue cuando Aaron Swartz comenzó a enfrentarse a los primeros problemas, se dio cuenta de que por razones comerciales y apelando a los Derechos Universales de Autor no se podían compartir todos los libros. ¿Cómo llevar el conocimiento a las personas que pueden acceder a Internet desde la escuela pero no pueden pagar un libro? se preguntaba.

Se reunió con abogados y demás conocedores de los Derechos Universales de Autor y se dieron cuenta que si tal vez a los creadores se les proporcionaba un marco legal donde pudieran compartir su información libremente sin perder el justo reconocimiento de su propiedad intelectual, tal vez todo podría fluir mejor en Internet. Aaron Swartz ayudó a crear las licencias conocidas como Creative Commons

El niño crece y los ideales se mantienen
Después de todo este recorrido entre su niñez y las ganas de compartir información y buscar que otros lo hicieran Aaron Swartz tenía que estudiar una carrera para “ser alguien en la vida”, así que entre las muchas Universidades que con mucho gusto lo recibirían se decidió estudiar en la Universidad de Stanford.

Después de un tiempo se decepcionó, en su propias palabras Aaron decía que todos sus compañeros tenían preocupaciones superficiales y el nivel de conversación no le motivaba en nada. Continúo estudiando hasta que se horrorizó con el sistema para acceder a la información científica.

La academia y su sin razón
Aaron Swartz descubre que hay una librería digital donde se almacenan millones de documentos académicos y científicos al cuál sólo se pueden acceder si la escuela donde estudias o la biblioteca física que visitas tienen un convenio, si deseas hacerlo de forma particular debes realizar un pago, este sistema se llama JSTOR

Aaron Swartz comprendía que quizá un libro al ser producido por empresas particulares buscaban una ganancia con su venta, ¿pero un documento académico? ¿un documento científico?, era ridículo, todo ese conocimiento muchas veces auspiciado por recursos públicos no podían ser consultados libremente, así que no pudo contenerse Aaron creo un programa con el cuál se descargó 4,8 millones de documentos y cuya intención era compartirlos libremente.

La ley y la justicia
No lo logró, la FBI comenzó a investigarlo y fue acusado por las autoridades por lograr acceso ilegal a JSTOR las sentencias podrían llevar a Aaron Swartz a cumplir una condena de 35 años prisión y un millón de dólares de multa. Corría el año 2011.

Un Internet libre un mundo de conocimiento
¿Qué había hecho mal Aaron Swartz?, ¿crecer?, ¿tener ideales?. En un mundo hiperconectado y con acceso enorme a cantidades increíbles de información de los más diversos campos, deberíamos haber revolucionado mucho más de prisa a una sociedad del conocimiento. Sin embargo no es así cada vez desconocemos más de nosotros mismos y de nuestras circunstancias.

Aaron Swartz comenzó a caer en depresión, ¿cómo se puede ganar el riesgo de perder la Libertad por buscar la Libertad?.

Mientras la ley y la justicia seguían su marcha para sentenciarlo con 4 millones de dólares de multa y 50 años de prisión, el 11 de enero de 2013 Aaron Swartz con 27 años de edad amanecía muerto en su apartamento en Brooklyn, logró quizá en la ejecución de su propia desaparición física que su espíritu permaneciera libre.

Ese día Tim Berners Lee el inventor de Internet hizo un comunicado público:

“Aaron está muerto. Caminantes del mundo, perdimos a uno de nuestros sabios. Hackers por derecho, perdimos a uno de los nuestros. Padres todos, perdimos a un hijo. Lloremos” – Tim Berners Lee

En el blog de Aaron Swartz una vez dejó unos puntos que él había descubierto para ser productivo con la sociedad:

Si te vas a meter en problemas, escoge muy buenos problemas
Consigue un montón de problemas
Haz una lista de ellos
Integra esa lista a tu vida
Siempre carga papel y lápiz
Come, duerme, ejercítate, vive
Comienza a resolver
Rodeate de gente alegre

Decio Machado

Related Articles

Leave a Reply

Close