Universidad de la Tierra

La Universidad de la Tierra es un proyecto auspiciado por la Fundación ALDHEA pero de gestión autónoma y en manos de las distintas organizaciones sociales y comunidades vecinal que en él se van paulatinamente agrupando.

Es un proyecto organizativo de base, una espacio y una red de aprendizaje, estudio, reflexión y acción que tiene su referente en una iniciativa que nace en Chiapas (México) en el año 2002 y que ALDHEA impulsa en Ecuador desde el año 2015.

La Universidad de la Tierra no es una universidad formal, se desarrolla como un proyecto dirigido a la formación profesional, social y política en comunidades rurales y barrios urbano populares junto a los movimientos sociales que en ellos intervienen o tienen en estos espacios su realidad.

Tomamos como referencia el pensamiento de Iván Illich considerando que el estudio debe ser el ejercicio ocioso de la gente libre; buscamos aprender todas y todos juntos, los unos de los otros, a través de nuestra interacción, nuestras discusiones en seminarios y nuestras lecturas en común. En nuestras actividades no concebimos el estudio y la formación como un medio para escalar en la pirámide meritocrática de los ciclos formativos, cursos académicos, certificados de asistencia o títulos compulsados.

Entendemos el aprendizaje como un aspecto de la vida cotidiana y el estudio como un ejercicio autónomo de gente libre. En contacto directo con las comunidades rurales y barrios urbano populares, la Universidad de la Tierra desarrolla su formación en diferentes disciplinas que forman parte de nuestra vida sin necesidad de profesores certificados, currículums de alto standing, alumnos formalmente matriculados, libros de textos o titulaciones. Cualquier intento por controlar el trabajo de quienes están interesados en aprender está fuera de lugar y los procesos de aprendizaje parten en todo momento de interés del sujeto en cuestión.

De esta manera, la Universidad de la Tierra es un espacio de aprendizaje abierto a recibir jóvenes, adultos y mayores sin necesidad de que tengan diplomas, aunque nunca hubieran asistido a la escuela, para aprender las habilidades en os campos de estudio que tenemos abiertos. Le llamamos universidad porque reivindicamos una vieja tradición de las primeras universidades: la de un grupo de amigos que aprenden y estudian juntos por el mero placer de hacerlo, por la pasión que un tema de estudio les inspira.

No existen jerarquías formales en la Universidad de la Tierra, y las personas involucradas en este proyecto dedican a sus actividades el tiempo del que disponen bajo el compromiso de participar activamente en su construcción.

Close