¿Qué son los partido chatarra?

¿Qué son los partido chatarra?

¿Qué son los partido chatarra?

Por Tulio Toche Martínez

Los partidos chatarra no obedecen a aun conjunto de ideas originales de país. Mas bien son producto de la debilidad democrática y el avance del neoliberalismo.

Hace unas semanas, en la ciudad de Lima, el ex presidente Ollanta Humala y su pareja Nadine Heredia acaban de caer en prisión preventiva en el Perú. Este caso debería llamarnos la atención no solo a los observadores de la política nacional sino a todo aquel interesado en el sistema político peruano. Estas observaciones no tienen que ver con las implicaciones internacionales sobre – como país – tener al segundo presidente en prisión junto con Alberto Fujimori y otros dos investigados por penosos casos corrupción. Odebrecht ha abierto un nuevo capítulo a nivel continental, pero esto lo dejaremos para unas próximas aproximaciones.

Estos casos no son más que una muestra de descomposición del sistema político peruano, de cómo se improvisa la construcción de partidos y vuelve hacia una nueva forma de organización política, los partidos chatarra. Un partido chatarra es todo organización política, de tinte populista, que concentra su imagen no en el magnetismo de sus ideologías o programas, sino en el performance de sus líderes y voceros.

Sin bien no se podría hablar de un fenómeno novedoso en América Latina, si se puede decir que en el Perú estas formas son recurrentes. Solo para una anotación importante, basta ver los últimos 25 años de viva política del país para cerciorarse de aparición de este tipo de partidos. Las organizaciones típicamente denominadas como “partidos tradicionales” han sido desplazados sistemáticamente del mapa electoral peruano, la falta de confianza ciudadana ha sido la regla frente a estas organizaciones dando pie para que nuevas organizaciones tomen su lugar.

Los partidos chatarra no obedecen a un conjunto de ideas originales de país. Mas bien son producto de la debilidad democrática y el avance del neoliberalismo. Son producto, además, de una fuente instrumental de los grupos de poder que buscan renovarse constantemente y usan este tipo de organizaciones por ser descartables ya en el poder, y, por ello, cumplen una doble función.

Primero, ser una instancia política de transición, es decir que cumple con su finalidad de ganar elecciones para luego dejar las decisiones políticas a los think tank neoliberal, sobre todo para agilizar las privatizaciones y recorte de derechos civiles y laborales en particular, y los derechos humanos, en general. Segundo, sirven para extenderse sobre un electorado escéptico, que busca la sensación de lo nuevo, como la típica estrategia de marketing que busca encandilar los ánimos y las emociones de sus consumidores. Para empezar, se necesita una figura carismática, que sea joven, emprendedora, blanca y de profesión liberal. Se necesita también que apelen a la participación sin criterio, es decir actividades en donde la gente pueda buscar un espacio de actividades ordinarias pero que significan una alta exposición a redes sociales que permitan la socialización inmediatica y fluida, donde se evite la reflexión y el debate, dejando de lado lo programático.

Los partidos chatarra no solo son afines al programa neoliberal sino más bien obedecen en última instancia a la despolitización de los problemas sociales y el vaciamiento de la democracia. Los cuatro presidentes peruanos investigados son precisamente ello, producto de partidos que fueron imanes del descontento, el escepticismo y la brutalidad de una sociedad que cada vez más reducen los márgenes de actuación de la democracia y entrega lo que es de todos a los tecnócratas, pero es allí mismo donde tienen su gran debilidad. No se puede evadir a la política por siempre, no se puede evitar que el conflicto desaparezca y las diferencias de clase supónganse superadas. Necesitamos entender este nuevo elemento de discusión para entender el cómo se viene desarrollando el sistema político peruano, no como un elemento inédito sino como una constante necesaria para mantener el modelo y así profundizar la crisis de la democracia.

adminaldhea

Related Articles

Leave a Reply

Close